La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

María Pilar Tortosa del Carpio ha continuado en el ejercicio de la profesión con el rumbo trazado por su padre, D. Roberto Tortosa Falcó, hace más de cincuenta años. Quien veía en cada cliente  una persona a la que se debe tratar como tal, y contemplaba el ejercicio de la abogacía  unido a la necesidad  de estudiar y formarse a lo largo de toda la vida profesional.

En un conflicto, las personas necesitan de una orientación y en ocasiones de actuaciones procesales, pero  nunca  pueden ser tratadas como negocios.

La labor del abogado ha de ser constructiva, ante una pareja en crisis, ha de ayudar a encontrar una solución.

Recibirá asistencia personalizada desde el primer momento en el despacho, telefónica o mediante el correo electrónico sin límite de tiempo, así como en el juicio, siempre irá acompañado de su abogado y procurador.

En estos temas es necesario dosis de sensibilidad, porque el cliente necesita explayarse por lo que esta labor exige un cálido sentido de humanidad (a una persona en estas situaciones no se le puede medir el tiempo de consulta) y se hace necesario: escuchar atentamente al cliente.

 Le facilitaremos un presupuesto detallado en el que se incluirán todas las actuaciones para las que se contrate nuestros servicios.

 Le ofrecemos atención inmediata porque sabemos de la urgencia que requieren muchos asuntos.

Contamos con la colaboración de magníficos profesionales:

Abogados fiscalistas y mercantilistas, Gabinete de psicología, Arquitectos, Ingenieros, Médicos, Detectives, Procuradores, Traductores.

 

C/ Velázquez, 94, 1

Tno 91 781 80 23 

28006- Madrid

clientes292@gmail.com